Pablo Arosemena de Ecuador narró cómo los amantes de la libertad ecuatorianos lograron poner freno a un abusivo proyecto de ley con la campaña digital #MiTrabajoEsParaMisHijos.