La conversación no cesó a lo largo de los tres días que duró el Foro Latinoamericano de la Libertad. Con sabor a café guatemalteco los participantes compartían sus experiencias.